El Gobierno presentó el proyecto de ley para que quienes mientan en un proceso judicial vayan a prisión

Con la presencia de los Ministros de Justicia, Germán Garavano y de Seguridad, Patricia Bullrich, el Gobierno presentó el proyecto de ley de perjurio que castiga al imputado o cualquier otra persona que mienta en un proceso judicial.

El proyecto prevé modificar los Códigos Penal y Procesal Penal para incorporar esta nueva figura. El nuevo tipo penal tendrá como objeto reprimir la conducta de toda persona que sea parte en un proceso judicial ya sea, penal, civil o administrativo y que incurra en una falsedad u omita en todo o en parte la verdad. La pena se agrava en los casos en los que se haya cometido a cambio de dinero o cualquier otra dádiva.

En el acto, Bullrich se preguntó «¿hasta dónde vamos a seguir planteando que la mentira puede formar parte de un proceso judicial?” y agregó: “Si la persona no quiere autoincriminarse, no habla, se calla la boca y no declara.”

Bullrich señaló que “a partir de este proyecto de ley la verdad tiene que tener premio y la mentira no puede ser parte de un proceso judicial. ¿Por qué mentirle al juez? ¿Por qué mentir y que esa mentira no tenga consecuencias?.”

La titular de la cartera de Seguridad destacó que ésta es una discusión histórica, moral y estratégica. “Es una discusión de si en la Argentina queremos que todos aquellos que han cometido un delito puedan ampararse falsamente en lo que dice nuestra Constitución y mentirle al juez y terminar en muchos casos en la impunidad” dijo Bullrich.

Por su parte, Garavano recordó que esta iniciativa tiene que ver con lo que dijo el presidente Macri hace más de un año acerca de que no se debe mentir al juez. “Es algo que sucede en todos los países del mundo, no se le puede mentir al sistema de Justicia”, resaltó Garavano.

En el caso de los procesos penales, el proyecto ya no prevé la indagatoria como un acto procesal obligatorio sino que el imputado tiene que solicitarla a fin de ejercer su derecho de defensa. El fiscal puede avanzar sin necesidad de que el imputado declare. “Si uno va a ejercer su derecho de defensa que lo haga diciendo la verdad”, afirmó el ministro de Justicia.

Por último, Garavano dijo que el proyecto va de la mano de los procesos orales que están comenzando a darse tanto en materia civil como penal. “Al estar frente al juez es muy difícil mentirle en la cara. En el proceso escrito el papel resiste cualquier cosa pero mentirle cara a cara al juez y a la otra parte es algo que cada vez está empezando a reducirse, y este proyecto ayuda a generar este cambio cultural para tener un sistema de justicia que resuelva los conflictos, y los resuelva en serio”, aseveró el Ministro de Justicia.

El texto del proyecto de ley señala que el imputado “puede callar, pero no mentir, abstenerse de colaborar positivamente con la Justicia, pero no obstruir la causa con mentiras”.

La iniciativa establece penas un mes a cuatro años de prisión y multa de 96 mil pesos a 300 mil a quien siendo parte de un proceso judicial o administrativo a sabiendas afirme una falsedad o niegue la verdad en todo o en parte. La misma pena se aplicará al abogado, testigo, perito o intérprete que lo haga. Si el hecho es cometido en una causa criminal en perjuicio del imputado la pena se agrava con una escala penal de dos a diez años de prisión y multa de hasta 600 mil pesos.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.