Este pulpo vivía en un vaso de plástico hasta que un grupo de buceadores lo convenció de mudarse a un nuevo hogar

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.