Un grupo de narcotraficantes en Chihuahua secuestró a médicos para atender a sus heridos

En México, ser médico significa estar en la mira del narco, que los amenaza y secuestra para que atiendan a sus lesionados. En Madera, municipio perteneciente al estado fronterizo, Chihuahua, una célula criminal secuestró a dos doctores para curar a los presuntos sicarios heridos durante el enfrentamiento ocurrido el pasado lunes, en la comunidad El Largo Maderal-Las Pomas, según a La Jornada.

El fuego cruzado que tuvo como protagonista a las escisiones Gente Nueva, del Cártel de Sinaloa, y La Línea, del Cártel de Juárez, resultó en dos abatidos y al menos ocho vehículos incendiados.

Esta no es la primera ocasión en la que personal de Salud es llevado a la fuerza para la atención de presuntos integrantes de los cárteles en la zona, ya que es común que los médicos y personal de enfermería rechacen brindar sus servicios en municipios donde prevalece la inseguridad, por miedo de ser víctimas de un ataque o levantón por parte de los integrantes de grupos delictivos.

En el municipio de Madera, el pasado 24 de septiembre fue cerrada temporalmente la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social, ubicada en la comunidad Mesa del Huracán, debido a las condiciones de inseguridad.

Algunos municipios de México dominados por el narco han cerrado sus centros de atención médica debido a los levantones por parte de células criminales, que buscan a los médicos para curar a sus miembros heridos.

Desde 2012, los profesionales de la salud han alertado de las malas condiciones que padecen a causa del crimen organizado que los intimida, extorsiona, secuestra y obliga a atender a sus heridos.

Hace cinco años se reportaban más de 500 denuncias por ataques a médicos, enfermeros, paramédicos o practicantes de especialidades, principalmente en el Estado de México, Morelos, Veracruz, Hidalgo, Tamaulipas, Michoacán, Sinaloa y Chihuahua.

En la mayoría de los raptos a doctores el modus operandi es el mismo: desconocidos armados ingresan a la casa de los profesionales, y se lo llevan sin que se sepan de su paradero.

Antier, los pobladores del municipio de Madera, Chihuahua, vivieron momentos de terror luego del enfrentamiento entre el grupo criminal La Línea, brazo armado del Cártel de Juárez y Gente Nueva, del Cártel de Sinaloa.

La Fiscalía General del Estado en la zona occidente informó que el hecho ocurrió a las 21:00 horas del lunes, en la brecha El Largo Maderal-Las Pomas, por lo que en dicha región se desplegó un operativo por parte del personal del Ejército y de la Comisión Estatal de Seguridad.

Los pobladores aseguraron que el ataque fue anunciado en altavoces y la presencia del grupo delictivo fue evidente, por lo que durante varias horas pidieron apoyo sin tener respuesta de las autoridades estatales ni federales.

Se presume que entre los occisos se encuentra Francisco Arvizu, “El Jaguar”, líder de la célula criminal Gente Nueva. Éste y la otra víctima mortal fueron abatidos a balazos.

Un cuerpo baleado se localizó recostado sobre el neumático de una camioneta Tahoe blanca con múltiples perforaciones. Sobre el camino, a unos metros de la primera camioneta se hallaba otro vehículo Chevrolet Silverado, color rojo, modelo 2003, cabina, y media, baleada y a cinco metros otro cuerpo sin vida por heridas en la extremidad cefálica que vestía pantalón de mezclilla y camisa azul.

En un amplio radio también se encontraban tres vehículos abandonados una Minivan, una pick up cuatro puertas y otra pick up de dos puertas, los cuales serán analizados.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.