Ansiedad y cómo afrontar el aislamiento

Compartir este articulo.

Temblores, sudoración, problemas para respirar… y finalmente sentirse incapaz de realizar tareas cotidianas. Estos son algunos de los síntomas de la ansiedad, que es una señal del organismo para mantenernos alerta ante determinadas situaciones de forma ocasional.

En algunos casos, esta ansiedad se agrava y se manifiesta continuamente, incluso en actividades habituales, desarrollando los denominados trastornos de ansiedad, que son un problema de salud mental muy común en la actualidad. De hecho, el número de afectados supera los 260 millones, según la Organización Mundial de la Salud.

En la actualidad estamos viviendo una situación excepcional con el estado de alarma, que mantiene a la mayor parte de la ciudadanía en casa, limitando los desplazamientos, el trabajo y los encuentros con familiares y amigos, y alterando las emociones y el estado de ánimo. Por eso, profundizamos en los trastornos de ansiedad, y además te proponemos unas pautas para canalizar las posibles sensaciones que puedes estar sintiendo estos días.

Diferencias entre mujeres y hombres

Ansiedad y cómo afrontarlo

Los trastornos de ansiedad afectan de forma diferente según el género, empezando por una prevalencia mayor en las mujeres. De hecho, presentan mayor vulnerabilidad en la edad reproductiva, en torno a 2-3 veces más que los hombres. Igualmente, puede haber variaciones en estos aspectos:

  • En los síntomas
  • En la voluntad de pedir ayuda psicológica
  • En cómo se responde a la terapia
  • En cómo evoluciona la patología

6 trastornos de ansiedad frecuentes

Se consideran un problema de salud mental muy común en la sociedad actual, pudiendo manifestarse tanto en la infancia como en la edad adulta. Estos son los más habituales.

Trastorno de angustia

Se trata de un temor intenso que surge de manera imprevista y repetida. La doctora Elena de Iracheta Ruíz, psicóloga del Equipo de la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional, nos explica que “este trastorno es más severo en mujeres, los síntomas son predominantemente respiratorios y en los hombres son más gastrointestinales, acompañados de intensa sudoración”.

Este tipo de alteraciones psicológicas afecta al doble de mujeres que de hombres. Además, en el género masculino estos problemas empiezan a edades más tempranas, entre los 15 y 24 años, al contrario que las mujeres, cuya edad de inicio se sitúa entre los 35 y 44.

Los cambios hormonales de las mujeres pueden motivar estas diferencias, entre otros factores posibles. En concreto, se ha observado que las alteraciones en las hormonas premenstruales favorecen los ataques de pánico.

Agorafobia

Es un trastorno de ansiedad que llega a incapacitar a la persona, ya que hace que se encierre en su propia vivienda. Suele relacionarse con un trastorno de pánico y provoca miedo a estar en un espacio abierto. Nuestra psicóloga nos matiza que “al sufrir un trastorno de angustia o pánico tienden a encerrarse en casa y no querer salir”.

Como en el trastorno de angustia, el mayor número de afectados por agorafobia pertenece al género femenino, con un 7-9%, frente al 3-4% del género masculino. También en ellas se manifiesta con mayor gravedad y un deterioro de la calidad de vida.

Trastorno de Ansiedad Generalizada

Esta enfermedad mental, también llamada TAG, por sus siglas, hace que la persona experimente demasiada preocupación ante cualquier problema del día a día, sin que pueda controlarlo. Entre los síntomas que se relacionan con el Trastorno de Ansiedad Generalizada están el cansancio, el insomnio, los problemas de concentración…

Este trastorno también tiene un mayor número de afectadas que de afectados, y la razón de ello parece estar relacionada con las hormonas. En una serie de estudios se ha comprobado que los síntomas empeoran con la premenstruación, pero no se conocen los mecanismos que provocan ese agravamiento.

Trastorno Obsesivo-Compulsivo

Consiste en unas conductas que la persona repite de manera compulsiva, como si fueran un ritual. Como ejemplos de TOC están la limpieza obsesiva, el respeto estricto de las rutinas y el orden de ciertos objetos para que estén orientados de la misma forma.

En este trastorno de ansiedad, la única variación entre hombres y mujeres es la edad en la que empieza a desarrollarse. Al respecto, nuestra psicóloga nos señala que “el comienzo de los primeros síntomas es más precoz en el hombre, coincidiendo con la pubertad, mientras que en la mujer no suele manifestarse antes de los 20 años, altamente asociado a embarazos”.

Por otra parte, en el caso femenino, se ha investigado el TOC y los cambios en las hormonas, mostrando que son frecuentes en la premenstruación y durante la misma, después del embarazo y la menopausia. De esta forma, se ha confirmado la relación entre los cambios del ciclo menstrual y las variaciones de los síntomas o recaídas del TOC.

Fobias específicas

Son trastornos de ansiedad en los que se experimenta un miedo incontrolable por un objeto o una situación concreta. Por ejemplo, existen fobias a:

  • Agujas
  • Arañas
  • Sangre
  • Conducir
  • Subirse a un ascensor
  • Volar en avión

Cabe añadir que las fobias también afectan en mayor medida a las mujeres.

Trastorno por estrés postraumático

Se desarrolla a raíz de haber sufrido un episodio traumático, físico o psicológico, que ha supuesto un estrés muy intenso o crónico. A través de sueños o recuerdos del pasado se recrea de nuevo la situación.

Como en el resto de trastornos de ansiedad, también está más presente en el género femenino. Nuestra psicóloga concluye que “las fobias específicas o miedos excesivos a un objeto o situación particular o el trastorno por estrés postraumático, agudo o crónico, son síntomas más presentes en la fase premenstrual del ciclo así como en mujeres embarazadas”.

Cómo reducir estrés y ansiedad

10 consejos para afrontar el aislamiento

Ansiedad, discusiones y malestar pueden abordarnos estos días de cuarentena, en los que estamos viviendo una situación excepcional. Puedes motivar el bienestar personal con estas 10 recomendaciones que nos indican desde Quirónprevención:

  1. Sigue una rutina: Levántate, dúchate, limpia la casa, practica ejercicio, toma el sol por la ventana, si puedes, porque te ayuda a mejorar el ánimo, y realiza las comidas como siempre. De esta forma, será más fácil adaptarte a esta nueva situación.
  2. Mantén limpia la vivienda por higiene y como medida preventiva de contagios.
  3. Determina normas que faciliten la convivencia y el respeto. Valora que vas a estar compartiendo muchas horas en casa con todos los miembros de la familia, y probablemente sea algo a lo que no se está acostumbrado.
  4. Opta por comida saludable y mantén los horarios, como es habitual. Ten en cuenta que vas a disminuir la actividad física, así que necesitas menos calorías.
  5. Duerme 8 horas. Es muy importante descansar, teniendo en cuenta que la sensación de incertidumbre normalmente provoca cansancio.
  6. Tiempo para cuidarse. Párate a pensar en aquello que te hace sentir bien y añádelo en tu día a día. Piensa en el presente y disfruta de leer, escuchar música, ver películas o series pendientes, ¡es el momento para hacer todo aquello que no podías!
  7. Sigue en contacto con los demás. Mantente en contacto con tu familia y amigos. Que no puedas salir de casa no significa que tengas que abandonar el contacto.
  8. Ayuda a los más vulnerables, en especial a ancianos, niños o personas con diversidad funcional.
  9. Cuidado con las noticias falsas o “fake news”. Recibe la información por los canales oficiales y evita la información alarmista.
  10. Aleja pensamientos catastrofistas. Es normal que sientas miedo o pensamientos negativos, pero trata de no preocuparte por ello y no les des demasiada importancia. Si tienes ansiedad, busca alguna técnica de relajación que te ayude a evadirte.

COVID-19

AVANCE EN TIEMPO REAL DEL COVID-19

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com