Con o sin pandemia, siguen las dudas sobre la obra pública

Compartir este articulo.

Con o sin pandemia, con o sin aislamiento, la obra pública mantiene en el país y en Córdoba algunas constantes, muchas de ellas teñidas de dudas y sospechas.

El Boletín Oficial de la Provincia sigue arrojando curiosidades, incluso en estos tiempos tan inciertos. En Córdoba se han modificado el ritmo y la envergadura tanto de anuncios como de realizaciones, en especial si se los compara con el anterior mandato de Juan Schiaretti.

Esto no puede ser atribuible a las secuelas del Covid-19, ya que, si uno repasa el discurso de asunción del gobernador en diciembre y de apertura de sesiones de febrero, nota que la dimensión de la obra era sustancialmente menor respecto de la etapa 2015-2019.

El peso de la deuda (mucha de ella generada por esa misma obra), el parate económico (con caída de recaudación y aumento de gastos) y el cambio de relación con la Nación (del aliado Mauricio Macri al distante Alberto Fernández) forzaron el cambio de planes en el Centro Cívico.

Entre lo poco que se anuncia, siguen apareciendo aspectos curiosos y que abren interrogantes.

Uno de ellos es que el Gobierno de Córdoba insiste en la contratación de consultoras que hagan los estudios previos y “asistencia técnica” de determinadas obras. O sea: no una empresa que haga la obra, sino una que diga cómo hacerla.

Se entiende que el Estado tiene reparticiones específicas, con funcionarios, profesionales y técnicos que deberían hacer esa tarea.

Ese gasto, de varios millones en la mayoría de los casos, cuesta comprenderlo en tiempos corrientes, y más aún en estas épocas de drásticos recortes.

El otro punto que genera dudas cuando se navegan las ediciones de estos días del Boletín Oficial es que se sigue apelando al mecanismo de la compulsa abreviada, incluso por montos que superan los contemplados para este mecanismo que saltea el proceso de licitación.

Recuerdo de bolsos

Y fue una compulsa abreviada para contratar una consultora la que generó interrogantes esta semana.

El Gobierno provincial anunció que, por ocho millones de pesos, Andes Consultora se hacía cargo de la “asistencia técnica” para las obras de ampliación de la ruta 5, en el tramo Los Aromos-Villas Ciudad de América.

Andes Consultora pertenece a Guillermo Eduardo Fernández, exfuncionario provincial en Santa Cruz y exfuncionario nacional hasta 2007 en el kirchnerismo, quien en su paso por la administración fue estrecho colaborador público de José López. Sí, el exsecretario de Obras Públicas de la Nación que fue condenado tras ser descubierto cuando pretendía esconder bolsos con millones de dólares y armamento en un convento.

La diputada Mariana Zuvic lo denunció como “testaferro” de López y el periodista Hugo Alconada Mon lo describe como el “emisario” del hombre de los bolsos, en su libro La raíz (de todos los males), donde se narra la matriz de la corrupción en Argentina.

Antes había sido denunciado en el caso Skanska, ya que Fernández estaba a cargo del fondo fiduciario del gas y de la relación con provincias y municipios.

Fernández bajó tanto el perfil con las primeras denuncias que hay sólo una foto suya circulando y su empresa no tiene ni página web.

Lo que sí creció de manera meteórica fue su fortuna. De empleado de planta de una empresa constructora en Río Gallegos en la década de 1990 pasó a tener condominios en Miami, inversiones en Uruguay, empresas off shore, propiedades en lujosos barrios cerrados bonaerenses y un pool de compañías, todas bajo la denominación Andes, orientadas al rubro inmobiliario y de la construcción.

Las provincias de La Rioja y de Santiago del Estero son sus principales contratistas.

El Gobierno cordobés no ha emitido una sola consideración sobre esta contratación, pese a las consultas del caso.

Y las dudas siguen. Con o sin pandemia.

Obra. La Provincia bajó el ritmo de los trabajos respecto de 2018/19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

COVID-19

AVANCE EN TIEMPO REAL DEL COVID-19