Dengue – Mayotte (Francia)

Compartir este articulo.

Gracias a la vigilancia basada en eventos realizada a lo largo de 2019, la OMS tenía conocimiento de un brote de dengue en Mayotte (Francia) desde julio de 2019. Según la autoridad sanitaria local (Agence Régionale de Santé) de Mayotte, se habían notificado casos de dengue desde marzo de 2019, si bien la epidemia se intensificó durante enero de 2020 con un aumento considerable en el número de casos.

Desde principios de enero de 2020 hasta el 17 de abril de 2020, se han notificado en la isla 3533 casos confirmados de dengue, 16 de ellos mortales. De esos 3533, 339 fueron hospitalizados y 21 recibieron tratamiento en unidades de cuidados intensivos. Del 23 de febrero de 2020 al 21 de marzo de 2020, seis de las 17 comunas de Mayotte tenían una tasa de incidencia superior al 5%.

La gran mayoría de los casos de dengue de este brote se han debido al serotipo 1 del virus del dengue (DENV-1).

En el pasado, Mayotte ha declarado cuatro brotes de dengue: en 1993, 2010 (debido al DENV-3) y en 2013 y 2014 (debidos al DENV-2), que se registraron en varias comunas de la isla principal de Mayotte y en la pequeña isla de Petite-Terre. El brote de dengue activo es el más importante notificado en Mayotte hasta la fecha. Antes de este, el brote más grande se registró en 2014, con 522 casos confirmados en laboratorio, de los que 494 se confirmaron mediante la prueba de reacción en cadena de la polimerasa con retrotranscriptasa (RCP-RT) y 27 mediante pruebas serológicas. Durante el brote de 2014, solo se detectó el serotipo DENV-2.

Respuesta de salud pública

Las autoridades de salud de Mayotte han puesto en marcha las siguientes medidas:

  • Fortalecimiento de las actividades integradas de control antivectorial;
  • Mejora de la vigilancia para detectar casos;
  • Actualización de las directrices sobre el tratamiento clínico, movilización social y comunicaciones de riesgos en emergencias.

Evaluación del riesgo por la OMS

La isla de Mayotte forma parte del archipiélago de las Comoras (canal de Mozambique, océano Índico sudoccidental), y se encuentra bajo administración francesa. Desde 2019, en Mayotte solo se ha establecido la circulación del DENV-1. Con todo, en la zona del océano Índico se registran actualmente epidemias causadas por otros serotipos, por lo que es posible que se haya introducido en Mayotte otro serotipo. Un cambio en el serotipo DENV predominante puede dar lugar a infecciones secundarias más graves por el virus del dengue y a casos graves de la enfermedad que requieran hospitalización y un tratamiento adecuado. Debería establecerse una comunicación de riesgos integral.

Debido a la presencia y densidad suficiente de los vectores de transmisión (Aedes albopictus and Aedes aegypti), el clima cálido y húmedo y la estación lluviosa en curso (clima marítimo tropical con una estación lluviosa cálida de noviembre a mayo), no puede descartarse un repunte en el número de casos.

Responder al brote de dengue en Mayotte puede ser problemático a causa de la situación provocada por la enfermedad por coronavirus en curso (COVID-19) y de la sobrecarga en los centros de atención de salud. Al 18 de abril de 2020, Mayotte había notificado 263 casos confirmados de COVID-19. Es más, es posible que parte de la población tenga dificultades para acceder al sistema de salud. La población de Mayotte es joven, pero incluye grupos vulnerables: personas desfavorecidas económicamente, minorías raciales y étnicas, personas sin seguro y personas con afecciones de salud crónicas, como diabetes e hipertensión, quienes a menudo encuentran obstáculos para acceder a los servicios de atención de salud.

Mayotte solo tiene un hospital y 16 camas en la unidad de cuidados intensivos. Además, el recurso a la medicina tradicional es frecuente. Por otro lado, no puede excluirse que no se hayan notificado todos los casos de dengue.

Consejos de la OMS

No existe un tratamiento específico contra el dengue. Ahora bien, la detección oportuna de casos, la identificación de los signos de alerta que apuntan a casos graves de dengue y una adecuada atención clínica temprana de los casos son elementos fundamentales para evitar muertes por dengue. En los casos graves de dengue, retrasarse en la búsqueda de atención médica conlleva a menudo la muerte por esta enfermedad. Las islas más alejadas deberían derivar los casos o solicitar atención lo antes posible.

Además, deberían mejorarse las actividades de gestión integrada de los vectores a fin de eliminar los posibles criaderos de larvas, reducir las poblaciones de vectores y limitar la exposición de las personas. Ello debería incluir estrategias de control de vectores tanto en fase larvaria como adulta (es decir, gestión del medio ambiente y reducción en origen y medidas químicas de control). Deberían aplicarse medidas de control antivectorial en las viviendas, lugares de trabajo, escuelas y establecimientos de salud, entre otros sitios, a fin de impedir el contacto entre el vector y los seres humanos.

Dado que los mosquitos Aedes (el principal vector de transmisión) tienen mayor actividad durante el día, se recomienda la adopción de medidas de protección personal, como ponerse ropa de protección que reduzca al mínimo la exposición de la piel y utilizar repelentes que puedan aplicarse en la piel expuesta o en la ropa siguiendo rigurosamente las instrucciones del producto. Las pantallas en puertas y ventanas, así como los mosquiteros (impregnados o no con insecticida), pueden ser útiles para reducir el contacto con los vectores en espacios cerrados, tanto de día como de noche.

Deberían ponerse en marcha medidas de reducción en origen con el apoyo de la comunidad, y aplicarse medidas de control y vigilancia antivectorial. Durante el confinamiento debido a la COVID-19, debería alentarse a los miembros de las familias a trabajar juntos, en el interior de las viviendas y en los alrededores, para eliminar las aguas estancadas, reducir los desechos sólidos y asegurarse de que todos los depósitos de almacenamiento de agua están debidamente cubiertos. . Estas medidas, que pueden constituir una actividad familiar semanal, ayudarán a reducir la densidad de mosquitos.

Teniendo en cuenta la información disponible sobre este brote, la OMS no recomienda la aplicación de restricciones al comercio con Mayotte ni a los viajes a ese territorio.

Se puede obtener más información sobre el dengue en los siguientes enlaces:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

COVID-19

AVANCE EN TIEMPO REAL DEL COVID-19

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com