Paso a paso: así persiguieron y tirotearon policías de Ciudad Juárez a funcionario de EEUU

Compartir este articulo.

Oscar Hagelsieb, jefe de Grupo del Buró de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) fue atacado mientras se dirigía a su casa en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde elementos de la Policía Municipal lo encañonaron y balearon

La agresión se produjo el lunes 30 de marzo a las 19:15 horas. Hagelsieb manejaba una camioneta BMW modelo X5 con placas diplomáticas cuando al detenerse, en un semáforo en rojo, un grupo de efectivos de Ciudad Juárez lo increparon y le apuntaron con armas de fuego.

Al verse en peligro, el funcionario del gobierno de Donald Trump pisó el acelerador y trató de resguardarse. Los policías municipales no sólo lo siguieron, sino también pidieron refuerzos para perseguir a Oscar Hagelsieb.

La experiencia del hombre como agente encubierto para combatir el narcotráfico en México y diferentes naciones del Medio Oriente, le permitieron esquivar con facilidad los disparos lanzados por los uniformados.

La persecución terminó en el consulado donde los policías justificaron sus acciones argumentando que Hagelsieb se pasó un retén inexistente y se fugó con exceso de velocidad.

El hecho implica una violación de los acuerdos internacionales de diplomacia. Hagelsieb es el cuarto agente federal de EEUU en ser atacado en México y el segundo caso que no tiene consecuencias fatales.

De acuerdo con el periodista Jesús Esquivel, al día siguiente del tiroteo hubo una reunión en el consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez, a la que acudió el alcalde de la región, Héctor Armando Cabada Alvídrez. En ella se estableció que no existía ninguna razón para que 15 patrullas persiguieran al funcionario de EEUU.

El presidente municipal pidió disculpas al cónsul y dio por zanjado el caso de carácter bilateral, con la intención de que nadie se enterara de la situación.

De 2016 a 2018, Hagelsieb fue subdirector de la Fuerza de Tarea de Operación Antinarcóticos, Crimen Organizado y Terrorismo en el Departamenteo de Justicia en Washington, D.C.

En 1985 sucedió el primer ataque contra funcionarios de EEUU. Se trató del caso de Enrique “Kiki” Camarena, quien fue secuestrado y ejecutado en Guadalajara, Jalisco. “Kiki” era agente de la Administración Federal Antidrogas de la Unión Americana.

La segunda agresión sucedió el 15 de febrero de 2011 en San Luis Potosí, cuando un grupo de sujetos atacó con rifles de alto poder a una camioneta con placas diplomáticas en el que asesinaron a Jaime Zapata y Víctor Ávila resultó herido de gravedad. Ambos eran agentes federales de ICE.

El homicidio tuvo lugar una semana después de la muerte a tiros de tres menores estadounidenses en Ciudad Juárez, Chihuahua, ofreciendo una nueva dimensión de la violencia que azota a México desde hace años.

El tercer ataque donde no hubo víctimas fatales ocurrió el 29 de agosto de 2012 en la carretera México-Cuernavaca, a la altura de Tres Marías, donde policías federales tirotearon con rifles a elementos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

COVID-19

AVANCE EN TIEMPO REAL DEL COVID-19

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com