Por segundo día, Nueva York alerta sobre un posible rebrote por las protestas que no se detienen

Compartir este articulo.


Las protestas antirracistas continúan desafiando los toques de queda en Estados Unidos y también los ruegos de las autoridades de evitar un rebrote de la pandemia de coronavirus, especialmente en Nueva York, en donde el gobernador Andrew Cuomo pidió hoy, por segundo día consecutivo, que los manifestantes “sean responsables”.

Con más de 1,8 millones de casos y más de 106.000 muertos, las cifras de la pandemia no dejan de crecer en Estados Unidos, en donde en las últimas 24 horas se registraron más de 40.600 infectados nuevos y alrededor de 10.000 fallecidos más, según el conteo de la Universidad de Johns Hopkins.

En medio de la actual crisis política, el Instituto de Estadísticas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, fuente usual de referencia para el gobierno, volvió a actualizar sus pronósticos y estimó que a comienzos de agosto habrá más de 131.000 muertes por coronavirus en el país.

Sin embargo, los números podrían dispararse a raíz de las protestas antirracistas, donde la distancia social no es una opción, especialmente cuando las fuerzas de seguridad reprimen para dispersarlas.

En este contexto, la capital, Washington, uno de los focos de las protestas, anunció hoy un repunte de casos que elevó el total a casi 8.900 y 470 muertos, por lo que que ahora deberá retrasar el avance hacia la segunda fase de la reapertura y se verá obligada a reiniciar el “conteo de la etapa uno del distrito”.

El avance de la pandemia podría profundizar aún más los reclamos sociales contra el racismo estructural que existe en el país ya que, según denunció hoy la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, la enfermedad afectó principalmente a las comunidades afroestadounidenses, en el país, al igual que en otras partes del mundo.

“En Estados Unidos, las protestas a raíz del asesinato de George Floyd ponen a la luz no solo la violencia policial contra las personas de color, sino también las desigualdades en el acceso a la salud, la educación y el empleo, y una discriminación racial endémica”, recalcó Bachelet desde la sede de la ONU en Ginebra.

Por eso, el gobernador de Nueva York, Cuomo, volvió hoy a alertar a la población por segundo día consecutivo sobre el riesgo de que las protestas desencadenen un rebrote en la ciudad más afectada del país con 29.917 muertos, y urgió a los manifestantes a tomar precauciones.

“Expresen su indignación, pero sean responsables, porque lo último que queremos es ver un aumento del número de casos de Covid”, pidió Cuomo, en una conferencia de prensa, en la que volvió a dar su apoyo a las manifestaciones pacíficas y a desvincularlas de los disturbios y saqueos vistos durante las noches, con los que fue muy crítico.

“Recuerden que estamos todavía en medio de la pandemia”, alertó.

En paralelo, el alcalde neoyorquino, Bill de Blasio, informó que las hospitalizaciones y los casos nuevos continúan bajando, 154 positivos en el último día y 58 muertos ayer.

Florida, en cambio, sigue viendo un aumento constante de casos y muertos.

El estado reportó 617 nuevos casos confirmados y 70 muertos en las últimas 24 horas, en su mayoría en el condado de Miami-Dade, donde hay 18.032 casos.

Miami-Dade tenía previsto abrir ayer sus playas, pero debió echarse atrás por el toque de queda -de 21 a 6 – impuesto desde el sábado por las protestas contra la brutalidad y el racismo policial.

Hasta el momento hay 57.447 casos confirmados del nuevo coronavirus en Florida y 2.530 fallecimientos, informó este martes el Departamento de Salud.